Elegir los sistemas de riego más adecuado para nuestro cultivo, es una de las decisiones que más importancia cobra en la Agricultura. Conocer las diferentes alternativas, antes de elegir tu tipo de regadío, te ayudará a conocer más las necesidades de tus cultivos y de qué manera puedes potenciar y cuidar de su crecimiento. Además, conocer los tipos de sistema de riego nos ayuda a ser eficientes y responsables con los recursos naturales. Desde Aldaba os informamos de los tipos de riego para cada cultivo y cómo elegir la mejor instalación.

Tipos de Sistemas de Riego

Riego por Aspersión

Este tipo de riego se realiza por medio de unos aspersores, repartidos por el terreno y zona a regar. Este tipo de riego deja la tierra de la zona humedecida. Se utiliza mucho para jardines y en la agricultura debido a su cobertura y capacidad de controlar la cantidad de agua y horas de riego. Es muy común en campos de maíz, trigo, girasol, alfalfa, sorgo, remolacha azucarera y hortalizas.

Es el tipo de riego más común y más cómodo.

Riego por Microaspersión

Tiene el mismo mecanismo que el riego por aspersión, pero usando un caudal de agua mucho más débil, simulando la lluvia. Esto es muy utilizado en plantas y cultivos que no necesitan mucha agua y un riego de bajo volumen. Se utiliza en algunos cultivos hortícolas (lechugas, col y espinacas), fruticultura, flores, viveros e invernaderos.

Riego por goteo

Consiste en dejar caer una gota, continuamente, sobre los cultivos, en puntos estratégicos, por medio de un sistema de tuberías y emisores goteros, que incrementan la productividad y el rendimiento del riego sobre los cultivos, utilizando canales de baja presión pero de manera constante. Es muy utilizado en las zonas áridas, pues permite la utilización óptima de agua y abonos.

Riego Hidropónico

Se utiliza, principalmente, en los cultivos que necesiten una solución nutritiva extra en sus raíces. De este modo, el riego hidropónico, aporta una solución nutritiva, ya que el agua lleva las sustancias necesarias para el crecimiento y desarrollo de los cultivos.

Riego por Nebulización

Ofrece un caudal de agua mucho más débil que el riego por microaspersión. Este método se especializa en pulverizar agua que, al entrar en contacto con el aire, se evapora y consigue refrescar el ambiente. Este tipo de riego, está orientado más a minimizar las temperaturas, sobre todo es entornos donde existe un exceso de calor, como en viveros.

Riego por Gravedad

Consiste en formar canales con huecos de tierra, alrededor de los cultivos, para distribuir el agua sobre la superficie del suelo de cada parcela, lo que generará la infiltración del agua en el mismo suelo, que conecta con los cultivos. Es muy utilizado en cultivos de campo, como hortalizas y cultivos arbóreos.

Riego por Inundación

Supone inundar la zona de cultivo con la cantidad de agua necesario para su correcto crecimiento. Este tipo de riego suele utilizarse en cultivos extensivos tales como la alfalfa, pastos, cereales, cultivos arbóreos y campos de arroz.